Sacos de Dormir

    Cuando haces una actividad alpinística potente, o cuando haces un trekking o un viaje de aventura, tu saco contribuye esencialmente al disfrute de la actividad, sea cual sea esta.

    La calidad del sueño cuando estás fuera de tu casa, va a condicionar de manera importante tu rendimiento y tus energías durante las horas diurnas, por lo tanto desde tu humor, hasta tu éxito en una salida puede verse afectado por una o muchas malas noches.

    CARACTERÍSTICAS DE LOS SACOS

    La capacidad térmica, el peso, las dimensiones del saco dentro de la bolsa y su forma, son criterios determinantes que debemos tener en cuenta en el momento de elegir un saco de dormir.

    Capacidad térmica

    La capacidad térmica, está determinada fundamentalmente por las siguientes características:

    El espesor de la capa aislante y su calidad.

    El tipo de construcción (alveolar, etc. )

    Los detalles técnicos (collarín, forma de la capucha, aislamiento de la cremallera, etc.) Estos tres factores determinan en gran medida las capacidades caloríficas de un saco, aquellas que permiten acumular con efectividad aire caliente en su interior.El enemigo de este calor acumulado, no es solamente el frío, sino también la humedad. Incluso en un clima seco, se produce humedad durante el sueño, la cantidad varía de una persona a otra según su constitución física, así pues, la sensación de frío está ligada entre otros factores aparte de la temperatura, a la humedad.

    Volumen

    La compresibilidad del relleno así como el espesor de los tejidos, son criterios determinantes para el volumen, para los alpinistas que viajamos y transportamos constantemente el saco, el volumen que tenga el saco plegado es importantísimo.

    Cuanto más pequeño sea el saco plegado más sitio habrá en la mochila para transportar otras cosas. La relación óptima volumen-capacidad calorífica es uno de los grandes objetivos de cualquier buen fabricante de sacos.

    Peso
    El material de montaña moderno se caracteriza por su funcionalidad, su resistencia y su ligereza. Esto es especialmente así para los sacos de dormir. Trescientos o cuatrocientos gramos más o menos a la espalda, no es un tema sin importancia durante trekkings de muchos días o en actividades de mucha dificultad.

    En la fabricación de un saco el relleno debe tener un peso específico muy bajo, los tejidos interiores y exteriores deben ser elegidos no sólo por la resistencia al rozamiento establecida por los test, sino también en función de su peso por metro cuadrado. Se trata pues de realizar, a partir de cada material empleado una relación ideal entre la capacidad térmica, el volumen y el peso. Por tanto deberás decidir qué es lo más importante para tí, y valorar en el momento de elegir tu saco de dormir el factor que creas determinante.

    Dimensiones de un saco de dormir

    Es importante tener un poco de libertad en los movimientos dentro del saco,esto no solamente aumenta el confort, sino también el aislamiento. Resultados de investigaciones recientes, demuestran que alrededor del 70% del conjunto de la capacidad térmica es producida por la capa aislante y alrededor del 30% por el espacio interior del saco, que contiene nuestro aire caliente.

    Es importante que el saco no sea ni muy ancho ni muy estrecho, sino perderá una gran parte de sus propiedades.

    En consecuencia, es esencial que cada uno busque un saco que le convenga según su sensibilidad y las condiciones de temperatura de uso que prevea.No solamente hay diferencias importantes de sensibilidad a nivel de temperaturas entre diferentes personas, sino que una misma persona puede reaccionar de forma muy distinta durante una utilización del saco a otra posterior o anterior.

    ¿De qué depende esto?

    De tu propia sensibilidad al frío.

    De tu hábito a dormir en un saco.

    De tu estado físico general.

    Del día que lleves, fatiga, alimentación, etc.

    Resistirás mejor el frío si estas seco y limpio cuando te acuestes que si llegas cansado y sin posibilidad de lavarte.

    De la temperatura exterior, por supuesto, pero también de la humedad.

    De lo bien aislado del suelo que estés, un buen aislante es fundamental.

    De la ropa interior, calcetines, gorro que lleves, éstos aumentan el confort y en consecuencia la calidad del sueño.

    De lo protegido que estés del viento, incluso una leve brisa hace que el saco pierda gran parte de sus prestacio nes.

    NOTA IMPORTANTE

    Comparar entre temperaturas dadas por diferentes marcas de sacos es siempre un tema delicado.

    No existe una normativa o una escala de medida a nivel internacional o utilizada ampliamente. Cada marca hace su propia evaluación de las temperaturas de sus sacos y expone sus propias conclusiones.

    ALGUNAS NOTAS SOBRE LAS TEMPERATURAS

    ¿Cómo encontrar el saco de dormir idóneo en lo que se refiere a las temperaturas?No existe un saco de dormir utilizable en todas las circunstancias y para todas las temperaturas. Es muy importante conocer las condiciones de uso, así como las condiciones climáticas en las que prevemos que vamos a usarlo.

    Para un uso estival escoge sacos cuya temperatura de confort llegue hasta 0ºC. Incluso en verano puede hacer frío y humedad. Por eso debemos tener en cuenta un cierto margen en las temperaturas a la hora de escoger el saco. Los sacos de dormir para verano no es necesario que sean sofisticados en cuanto a construcción, eso sí, una cremallera lateral que nos permita abrir completamente el saco e incluso utilizarlo como colcha es indispensable. Hoy en día, los modelos ultraligeros son, sin duda, los más indicados en este grupo, extraordinariamente compactos, ligerísimos y con prestaciones verdaderamente adecuadas para ser utilizados en viajes, refugios, en climas no muy fríos etc…Para un uso intermedio en montaña, escoge sacos cuya temperatura de confort llegue hasta -10ºC. Éstos deberán tener un buena construcción, collarín térmico, bandas de protección en las cremalleras, etc.. Para condiciones invernales en montaña escoge sacos cuya temperatura de confort llegue hasta -20ºC.

    Deberán tener una construcción bien diseñada y bien efectuada, materiales de relleno, tejidos y demás soluciones técnicas deben ser irreprochables. No te la juegues, escoge sacos de marcas absolutamente conocidas, a -15ºC cualquier punto frío en la construcción se hace muy patente. Para condiciones realmente extremas escoge sacos cuya temperatura de uso alcance, al menos -40ºC. Pocas veces utilizarás un saco a tan bajas temperaturas y pocas marcas pueden construir uno eficaz para esas condiciones. Medita tu compra y prepara una buena cantidad de dinero, en Barrabés te ayudaremos a elegir el saco adecuado en función de la zona a la que te dirijas, su humedad y otras condiciones, llámanos.

    Para frío seco y temperaturas extremadamente bajas, la pluma es un producto natural de rendimiento incuestionable. Sus grandes ventajas son su peso y un volumen de transporte pequeño. La desventaja más importante de la pluma es la merma de su capacidad isotérmica bajo condiciones de alta humedad, así como el elevado tiempo necesario para su secado.

    En condiciones húmedas, o húmedas y frías, las fibras sintéticas muestran cualidades mucho más ventajosas que la pluma. La absorción mínima de la humedad, el aislamiento isotérmico relativamente elevado en condiciones húmedas, y el hecho de poder secarse en poco tiempo son las ventajas más importantes de las fibras sintéticas.

    Respecto de un saco de dormir con relleno de pluma, las fibras sintéticas son más pesadas y el volumen de transpiración es más importante.

    FUNCIONAMIENTO DE UN SACO

    En un saco de dormir la pérdida de calor, puede producirse de cuatro formas diferentes:

    Evaporación, radiación, conducción y convección.

    Evaporación

    La humedad en la superficie de la piel o en el saco de dormir, se evapora y produce una sensación de frío. La ropa interior super transpirable tipo coolmax permite paliar en gran medida ese fenómeno. La ropa interior que se utilice debe absorber la menor cantidad de humedad posible y evacuarla al exterior lo mas posible.

    Por este motivo, en muchos sacos de dormir, el forro interior, es de nylon sin inducir, éste transpira muy bien y permite el paso del vapor de agua sin absorber nada de humedad.

    Radiación

    Por el hecho natural de estar vivo, el cuerpo humano irradia constantemente calor hacia el exterior, tanto más cuanto más fría es la atmósfera que rodea el cuerpo

    La mejor forma de reducir este desperdicio de calor, es aislar el cuerpo del exterior con una capa de aire inmóvil. Este es el resultado que se obtiene con un relleno capaz de realizar un «inflado» máximo.

    La radiación de calor es eficazmente reenviada por finas láminas reflectantes que incorporan muchos sacos. Los test de laboratorio, han probado que este tipo de láminas (parecidas en parte al papel de aluminio de los bocadillos) pueden aumentar mas de un 10% el poder calorífico de un saco sin modificar apenas su peso ni su transpirabilidad.

    Conducción

    Se trata del paso del calor entre dos objetos que se tocan. El objeto más caliente transmite calor al más frío.

    Nosotros calentamos con el calor de nuestro cuerpo todo lo que tocamos con la piel. Es necesario pues, utilizar siempre un buen colchón o colchoneta aislante los ideales son las colchonetas autoinflables y las fijas fabricadas en Evamat, tipo Z-Rest o Ridge-Rest de Cascade Designs. Cuidado con la clásica esterilla de 1.000 pts. está muy por debajo de las prestaciones que ofrecen colchonetas actuales igual o más ligeras.

    Convección

    El aire calentado por el cuerpo tiende a escaparse, un nuevo aire frío ocupa su lugar y enfría el cuerpo.

    La pérdida de calor, depende de la temperatura y de la rapidez con la que el aire nuevo llega.Un collarín bien ceñido, impide la convección. En días con viento, se produce una convección importante y resulta recomendable utilizar una funda de vivac para obstaculizar su acción. Cuando hace mucho calor, la convección permite obtener un frescor agradable. En estos casos, bastante normales, detalles de construcción del saco como una buena cremallera lateral, son fundamentales y aumentan en gran medida la polivalencia del mismo.

    No es el saco quien te calienta, eres tú quien calienta el saco con la temperatura de tu cuerpo. La función de un saco consiste únicamente en ralentizar la pérdida de calor del cuerpo.

    ALGUNAS NOTAS SOBRE LAS FORMAS DE LOS SACOS

    La forma de un saco, es también bastante importante a la hora de distinguirlos y aunque existen muchísimos perfiles distintos podríamos reagruparlos en dos grandes grupos o familias:

    Perfiles rectangulares:

    Son muy espaciosos y muy confortables si los utilizamos para dormir en zonas muy cálidas , podemos abrirlos completamente y utilizarlos como manta. Se utilizan fundamentalmente para camping en verano, para dormir en el coche, en lacaravana. etc. No son indicados para un uso alpinístico propiamente dicho, aunque pueden ser útiles en casos concretos.

    Perfiles tipo momia:

    Por lo que se refiere al aislamiento y otras propiedades, esta es la forma más eficaz . El saco con esta forma puede hacerse más ligero y con un menor volumen.

    De las rodillas para abajo, debe ser más estrecho, a fin de tener menos volumen de aire para calentar y la zona no debe ser demasiado justa a fin de que los pies no compriman demasiado las capas aislantes y pierdan calor. Una forma trapezoidal de esa parte es ideal. Una forma tipo momia óptima, debe tener más o menos la misma anchura desde los hombros hasta la cadera y sólo a partir de ésta, y hasta los pies, debe ir estrechándose progresivamente.Una forma en V que fuese estrechándose regularmente sobre toda la longitud del cuerpo, es menos conveniente.

    OTROS DETALLES DE CONSTRUCCIÓN EN UN SACO

    Collarín aislante: Para los sacos de dormir pensados para temperaturas inferiores a -5ºC, un collarín aislante es indispensable para evitar la pérdida de calor por convección, sobre todo de la espalda. Conviene que pueda cerrarse por medio de un cordón o algún medio similar.

    Cremalleras: Deben ser de alta calidad para soportar bien las tensiones, la suciedad, el desgaste y el frío. Es importante que puedan abrirse en los dos sentidos (por arriba y por abajo) para poder airear los pies cuando hace demasiado calor por la noche.Normalmente los sacos de una misma marca utilizan cremalleras similares, y es posible unirlos entre ellos.

    Hay que tener precaución si compramos dos sacos previendo que puedan unirse, que tengan cada uno la cremallera en distinto lado, uno en el izquierdo y otro en el derecho.

    Banda térmica aislante de cremallera: Las cremalleras no deben constituir un punto débil en cuanto al aislamiento de un saco, por eso deben recubrirse con bandas protectoras mas o menos prestacionales en función de las pretensiones de cada saco.

    Los sacos de verano o más simples, una simple banda sin aislar suele ser suficiente en temperaturas superiores a +5ºC de aquí hacia abajo las bandas aislantes se van sofisticando para conseguir un aislamiento homogéneo en todo el saco.

    Capuchas en los sacos: La forma de la capucha, es algo esencial para la funcionalidad de un saco de dormir, los sacos de verano, pueden tener una capucha muy abierta y muy amplia. Pero para los sacos que también tienen que proteger la cabeza cuando se duerme por debajo de los 0ºC, es conveniente escoger una forma de capucha totalmente preformada.

    ALGUNOS COSEJOS SOBRE LOS SACOS

    * Utiliza siempre una buena colchoneta aislante bajo tu saco, te protegerá del frío, de la humedad y de la suciedad del suelo.

    * Una funda de vivac mejora también las prestaciones de tu saco y lo protege de los roces y la suciedad.

    * Un saco sábana aumentará el confort térmico de tu saco y tu bienestar dentro de él. El saco sábana se adapta a la forma del cuerpo y constituye una capa aislante suplementaria al disminuir el efecto convección, además el saco no debe ser lavado tan frecuentemente.

    * Es necesario airear el saco después de cada noche de uso antes de introducirlo en su funda, lo ideal sería dejarlo secar un rato al sol. Cuando introduzcas tu saco en la funda, no lo enrolles, introdúcelo siempre de forma distinta, embutiéndolo, esto desgasta un poco su revestimiento exterior pero es mejor para el relleno y en la montaña resulta más práctico este procedimiento.

    * Si no dispones de tienda para dormir, debes buscar un emplazamiento protegido del viento y utilizar una funda de vivac. Un agujero en la nieve ofrece también una protección.

    * Una buena colchoneta aislante es indispensable. La pérdida de calor por conducción que se efectúa por la parte inferior del saco es enorme.

    Antes de meterte en el saco, recuerda que:

    * Éste debe estar siempre seco, evita tocar objetos mojados o introducirte húmedo en el mismo. Métete en el saco cuando todavía conserves calor (no cuando estés ya muerto de frío). Toma si es posible una cena caliente. Bebe suficientemente, la deshidratación aumenta mucho la sensación de frío.

    * El saco de dormir es una parte del equipo muy personal, no debería prestarse jamás.

    * No es bueno para el relleno, conservar el saco de dormir mucho tiempo comprimido dentro de la funda de transporte (generalmente de tamaño pequeño). Cuando estés en casa mantén el saco guardado en una funda protectora grande y déjalo encima de un armario o algún sitio similar donde pueda estar lo mas extendido posible sin molestar, esto permitirá a tu saco conservar todas las propiedades de hinchado durante largo tiempo.

    strong>Consejos sobre el lavado

    * Si es posible, utiliza una funda interior (saco sábana) cuando utilices tu saco, esto permite proteger el saco y evita tener que lavarlo tan a menudo.

    * En ningún caso utilices lavado en seco. Lo ideal, es lavadora a 30ºC con un programa de tejidos delicados, utiliza exclusivamente detergentes para tejidos delicados o mejor aún detergentes específicos para pluma, gore o tu tipo de saco concreto, en Barrabés los tienes todos. Pon poca cantidad de jabón, menos de lo que indican las instrucciones es más que suficiente.

    * Acláralo rápidamente y déjalo secar al aire (sin que le dé el sol).

    * El secado en secadora no es muy recomendable, aunque hay algunas secadoras industriales que son adecuadas.

    Tomado de: barrabes.com


    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *