Hipotermia

    Intentaré simplificar un poco las cosas pero no creo que consiga apartarme mucho de la definición de tocho…como digo más abajo, creo que si alguien pretender actuar de manera más o menos adecuada dentro de nuestra posibilidades en accidentes de montaña debe conocer un poco sobre la base del accidente y la afectación que este comporta en el organismo, así que, nadie nos libra de empaparnos un poco con esos conocimientos médicos tan «tochos». Bueno, pues ……ahí va una parte de mi tocho…..

    Primero cabe diferenciar entre los dos conceptos que se han entremezclado en Seguridad y Riesgo 5, me refiero a hipotermia y congelación, a pesar de que pueda parecer algo muy básico. La hipotermia afecta a todo el organismo y tiene efectos importantes sobre el sistema nervioso y cardiorrespiratorio. La congelación puede ser local y en casos extremos puede llegar a afectar al sistema cardiorrespiratorio. A pesar de que es frecuente que aparezcan asociadas (por ejemplo en el caso de quedar sepultado por aludes) ni son excluyentes, ni necesariamente deben aparecer conjuntamente.

    Definición de hipotermia: Clínicamente se define hipotermia cuando la temperatura corporal desciende por debajo de los 35ºC. Pero……….. ¿es lo mismo tener sensación de frío y temblores que estar en situación de hipotermia? Pues no (probablemente Madveras tu compañero no sufrió una hipotermia….). Todos esos síntomas que nos sobrevienen en los días fríos son mecanismos termorreguladores normales del organismo pero no son suficientes para recuperar la pérdida de temperatura en la hipotermia. Así pues, cuando la temperatura corporal desciende a 33 o 34º estos mecanismos, puesto que tampoco son útiles, desaparece. A qué mecanismos nos estamos refiriendo? pues….

    – Temblores

    – Vasoconstricción cutánea (asegura la irrigación en los órganos vitales de nuestro organismo, cerebro y corazón, a expensas de la circulación en extremidades) de aquí la palidez cuando tenemos frío

    – Aumento de la frecuencia cardíaca en un intento de asegurar el oxígeno a los órganos vitales

    – Aumento de la frecuencia respiratoria (en un intento de conseguir mayor concentración de oxígeno en sangre) todos estos mecanismos están controlados o vehiculizados por sustancias de naturaleza diversas, proteínas, enzimas, etc…..que no son «funcionales» a bajas temperaturas…de ahí que a temperaturas inferiores a 33-32ºC estos mecanismos empiezan a fallar. Pensad también que en deportes, la frecuencia cardiaca y respiratoria incrementan no únicamente por el frío sino también por el ejercicio que se está haciendo….con lo cual, ejercicio+frío no es la combinación más óptima.

    Definición de congelación: la congelación sería la afectación de tejidos por acción directa del frío, afectación que puede variar desde una simple irritación o quemazón hasta la total destrucción de los tejidos o necrosis (con la consiguiente amputación del miembro o los miembros afectados, frecuente en ochomilistas). Pero, si os parece, eso lo veremos más adelante.

    CLASIFICACIÓN

    Se puede clasificar según la temperatura a la cual llegue el organismo o bien según el tiempo de exposición a ambientes fríos.

    Según la temperatura corporal: a.- Leve: cuando la temperatura corporal oscila entre los 32 y los 35ºC. La leve es plenamente recuperable, obviamente retirando al individuo del ambiente frío y con un buen tratamiento, b.- Grave: cuando la temperatura corporal desciende por debajo de los 32ºC. Puede comprometer la vida del organismo. Grosso modo se dice que por debajo de los 32ºC uno está especialmente torpe, divaga, barbotea, etc….y que por debajo de los 28ºC sobreviene el paro cardíaco.

    Según el tiempo de exposición: Aguda: corresponde a un cambio repentino de temperatura, no suele aparecer en montañismo, sería el caso de alguien que por ejemplo se encierra en un congelador industrial.

    Subaguda: es la más típica asociada a la práctica del montañismo y se asocia muchas veces al agotamiento y falta de reservas energéticas, es decir, COMIDA. Esto hace referencia a la típica frase de «comer antes de tener hambre y beber antes de tener sed» Sobretodo en la montaña invernal debéis considerar que vuestro organismo debe responder adecuadamente al gasto energético (calorías quemadas) asociado al ejercicio pero también al gasto energético debido al mantenimiento de vuestra temperatura corporal….No sois organismos que reguláis vuestra temperatura por exposición al sol (poiquilotermos, Madveras?) sino que el control de temperatura responde a un complejísimo sistema de señales a nivel cerebral y periférico. Así que, no os convirtáis en verdugos de vuestro cuerpo, cuidarlo y mimarlo que os debe durar muchos años. Nadie es más fuerte por aguantar más comiendo menos….El problema en la aparición de esta hipotermia es que aparece de manera lenta y generalmente uno se percata cuando ya es un poco tarde, o más bien se percatan sus compañeros.

    Crónica: es un estado prolongado en el tiempo y se asocia a patologías que repercuten en el correcto funcionamiento de los mecanismos de regulación de la temperatura corporal. Aparece sobretodo en ancianos.

    Aunque si evaluamos ambas clasificaciones, probablemente estaremos de acuerdo en que la mejor valoración de un estado de hipotermia sea una ponderación entre ambas clasificaciones. Con ello me refiero a que una hipotermia subaguda puede ser o bien leve o bien grave y por tanto, por más subaguda que sea, no debemos considerarla igual……….es decir….no nos quedemos con lo que dicen los libros sino que creo que lo mejor es intentar razonar las cosas, y para ello es necesario tener unos mínimos conocimientos para saber, en cada momento, qué tipo de repercusión tiene nuestra actuación o porqué una actuación es adecuada o no (tema aspirina por ejemplo¿¿¿????. Aún y así, es fácil equivocarse puesto que nadie tiene todos los conocimientos y aunque alguien crea tenerlos, ni mucho menos es perfecto, así que…ante la duda…mi consejo es hacer únicamente lo que se conozca (nunca experimentar con un compañero) y actuar como si la hipotermia fuera grave. Con ello tampoco quiero decir que debamos caer en la histeria colectiva, porque eso no ayuda mucho, aunque es cierto que cuando los problemas acuden no es fácil mantener la calma y la cabeza clara.

    2. Causas de la hipotermia.

    Sin duda el agente indispensable para que sobrevenga la hipotermia es el frío (la intensidad del mismo y el tiempo de exposición), sin embargo otras situaciones ambientales como el viento o el grado de humedad ambiental agravan notablemente la sensación de frío. Otros factores que también favorecen la hipotermia y sobre los cuales sí podemos incidir son:

    – Ropas mojadas o poco adecuadas para la situación ambiental

    – Alimentación no adecuada o insuficiente

    – Baja hidratación del organismo

    – Inmovilidad prolongada

    – Exceso de ejercicio y agotamiento

    3. Sintomatología

    La sintomatología difiere y se agrava en función de la gravedad de la hipotermia (y aquí me permitiréis hacer una clasificación un tanto distinta a la que podréis encontrar en los libros puesto que la desaparición de los síntomas propios de hipotermias leves y la aparición de síntomas graves es progresiva) 3.1. Hipotermias «poco graves» (considerándose temperaturas no inferiores a 33ºC): A grandes rasgos podemos considerar que todavía se mantienen los mecanismo termorreguladores por tanto encontraremos al paciente:

    – Con palidez en extremidades superiores y cara

    – Tembloroso, con escalofríos y castañeo de dientes

    – Pulso y respiración acelerados (una buena manera de tomar el pulso es en la carótida, es decir, a un lado u otro de la tráquea, es fácil que si no tenéis práctica e intentéis localizarlo en la muñeca, es decir, en la arterial radial, no lo encontréis…no os asustéis, vuestro compañero sigue vivo, lo que sucede es que el pulso parece esconderse, hacerse más interno y es difícil de detectar. Cuando toméis el pulso no lo hagáis nunca con vuestro dedo pulgar o gordo puesto que se dice de él «que tiene pulso propio» debido a irrigación arterial

    – Apático, distante, desconcertado, somnoliento……

    – Y obviamente…frío

    3.2. Hipotermias graves (considerándose a temperaturas inferiores a los 33ºC……y empezando a peligrar la integridad de vuestro compañero)

    – La palidez se mantiene

    – Siguen estando fríos al tocarlos

    – La apatía progresa

    – La respiración y el pulso siguen acelerados aunque cada vez es más difícil detectarlos, especialmente el pulso. Pero si la hipotermia progresa pueden llegar a paro cardiorrespiratorio, pasando primero por una arritmia…es decir…el latido del corazón es desigual…..no se tarda lo mismo entre escuchar el primer latido y el segundo que entre el segundo y el tercero….etc

    – Lentitud en los reflejos y eso es relativamente fácil de detectar en el reflejo pupilar (sabéis que la parte oscura del globo ocular empequeñece cuando se acerca una luz intensa y recupera el tamaño cuando la luz vuelve a su condición, pues bien, esta recuperación es más lenta de lo normal

    – La falta de una irrigación cerebral adecuada puede provocar como (casi seguro a partir de 28ºC)

    – Hay una pérdida de sensibilidad incluso total sobretodo en extremidades…si le pinchas o le provocáis un estímulo doloroso no apartará el miembro afectado (es fácil por ejemplo en la planta del pie)

    – Y toda una serie de alteraciones en los mecanismos biológicos internos que no podemos diagnosticar externamente pero que sí condicionan la capacidad y rapidez de recuperación del individuo.

    4. Tratamiento

    Naturalmente el tratamiento dependerá del grado de afectación de los signos vitales del individuo…pero hay una parte inicial común que debe realizarse tanto en hipotermias leves como en hipotermias severas o graves que se encuentran dentro de nuestras posibilidades, incluso estando a más de 5 minutos de un hospital perfectamente equipado. – la primera y más obvia es retirar cuanto antes a la persona de la acción del frío, pero aquí una cosa es vital……esa maniobra debe ser PROGRESIVA, así pues si entramos en un refugio…..no se os ocurra iros a la estufa, chimenea o cualquier otra instalación de calor y acercarlo ahí hasta que pille un buen color de cara…..lo mejor es acercarlo PROGRESIVAMENTE a la fuente de calor. Olvidaros también de una ducha de agua hirviendo o de arroparlo de forma desmesurada. Así pues, la opción ducha de agua caliente o estufa es la última que deberemos aplicar…únicamente cuando veamos cambios en la recuperación podemos hacer eso, mientras las fuentes de calor son un peligro importante.

    – Desprotegerlo de la ropa mojada o húmeda…lo mejor es asegurarse y quitarle toda la ropa…no sea caso que nuestra sensación de humedad no sea la correcta…y vestirlo con ropas secas, procurando igualmente que nada le apriete y condicione una buena circulación (recordad que la circulación sobretodo en extremidades está comprometida…. y que llevado a un extremo, una falta de circulación prolongado puede provocar la pérdida de un miembro (dedo, pies, mano, etc…). Si no estáis en un refugio y mientras buscáis lo más pronto posible un lugar de abrigo, os pueden ser de utilidad las mantas aluminizadas…estas mantas suelen tener dos caras de distinto color (amarillo/plata o verde/plata aunque tal vez ahora hayan otros colores comercializados y que su uso depende de si queréis mantener la temperatura corporal o bien queréis incrementarla). Algo que debe considerarse al quitar las ropas es si existen quemaduras asociadas, en cuyo caso no deberíamos arrancar la ropa que pudiera estar pegada a la piel. También es importante considerar, a la hora de recalentar, procurar hacerlo con material impermeable porque de ese modo evitamos la pérdida de calor corporal por evaporación….así que…estas mantas aluminizadas serían una buena opción como primera capa para cubrir al paciente.

    – Favorecer la circulación, masajes, evitar estar de pie y evitar hacerle caminar puesto que agrava el cansancio, frotar suavemente las manos, la cara……

    – Proporcionarle líquidos a poder ser azucarados para darle energía y a la vez corregir la volemia. Estos líquidos no deben ser muy calientes, pero tampoco fríos, agua azucarada templada es lo ideal. Nunca dar alcohol. Evitar darle de comer al menos en los estados iniciales, sobretodo comidas pesadas puesto que ello necesita más sangre a nivel abdominal y debemos recordar que la hipotermia compromete seriamente la circulación

    – Hablarle y obligarle a hablar para evitar que pierda la conciencia

    – No dejarle solo para que esté tranquilo, pulso y respiración con frecuencia y dar por sentado que la hipotermia ha desaparecido aún cuando nuestro compañero nos diga que se siente mejor

    – No dar ningún tipo de medicación

    – Reanimación cardiopulmonar si ha entrado en paro cardíaco

    – Evacuar a un hospital tan pronto sea posible

    – Y NUNCA, absolutamente NUNCA menospreciar en nuestros compañeros los síntomas de cansancio, frío, agotamiento, etc….

    ESQUEMA DE ACTUACIÓN

    SÍNTOMAS ACTUACIÓN

    Palidez Desapretar cinturones, arneses, cuerdas, guantes, chaquetas, pantalones…

    Temblores, escalofríos Cambiar la ropa fría y húmeda por ropas secas

    Pulso y respiración acelerados Cubrir con material impermeable si se dispone de él

    Apatía, desconcierto, obnubilación, cansancio Recalentamiento progresivo con ayuda de mantas y ropas

    Lentitud y pérdida de reflejos Masajes en extremidades

    Pérdida o desaparición de la sensibilidad (sobretodo en extremidades) Dar líquidos azucarados temperados (no muy calientes)

    Arritmia cardiaca Si está consciente, hablarle y hacerle hablar

    Coma Si está inconsciente colocarlo en posición de seguridad (más o menos de costado)

    Paro cardíaco y respiratorio Reanimación cardiopulmonar en caso de parada cardiorespiratoria

    Traslado a un centro asistencial


    Lo que NUNCA se debe hacer:

    Acercar a estufas o fuentes de calor

    Duchas o baños de agua caliente

    Hacerle caminar o cansarlo para que entre en calor

    Dar alcohol

    Dar aspirinas

    Dar cualquier tipo de medicación

    Tomado de: madteam.net

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *