Hacienda Los Aguacates y Cascada La Virgen

    Conocida en la zona central por sus carreteras de tierra de fácil ascenso, senderos, paisajes de naturaleza que incluyen al lago de Valencia y en especial, por culminar con una hermosa cascada de aprox. 15 m de alto y refrescantes pozos para balneario, la Hacienda Santa Clara o Los Aguacates es una ruta carabobeña con un gran atractivo para senderistas y ciclistas.

    Ubicación

    Está ubicada entre los municipios San Joaquín y Diego Ibarra (Mariara) del Estado Carabobo y a las faldas del cerro La Virgen y el cerro El Diablo. Se trata de una propiedad privada que abre al público los fines de semana, posee un estacionamiento seguro por un módico precio alrededor de 1$ por vehículo y además, en el caserío de la hacienda, tienen un pequeño comercio atendido por sus propios dueños, el pago se puede efectuar online, en caso de no disponer de efectivo. El sitio más común de acceso es por la Autopista Regional del Centro, la ARC, a la altura del Distribuidor Santa Clara, tanto si vienes desde Valencia como si vienes desde Maracay.

    Historia

    En la Hacienda Santa Clara se dedican a todo tipo de cultivos, principalmente al café, algodón y caña. También se dedican a la ganadería como podrán notar apenas inicien la ruta y pasen el primer portón. A partir del 2015 incorporaron al negocio una arenera y una piedrera. En la fila sur del cerro la Virgen, lo accidentado de su terreno guarda un suceso histórico algo siniestro. En ella, se estrelló un avión de uso civil que llevaba 15 pasajeros a bordo por allá por los años 2000-2001 según cuentan los lugareños. Los que hemos subido ese cerro, a pesar de los años transcurridos, aún encontramos vestigios metálicos de aquel funesto suceso.

    El Ascenso

    El camino a tomar dirige directamente al norte, en un sendero de ascenso suave para el cual se recomienda llevar mínimo 1 litro de agua y bocadillos. También es buena idea aplicarse bloqueador solar y llevar gorras si el cielo está despejado. El trayecto comienza a cielo abierto y con una ascenso muy suave, a lo largo de 7 Km. De ellos, el último kilómetro ya marca el inicio de la zona selvática del parque Nacional Henri Pittier, por lo que éste se desarrolla a la sombra y es mucho más fresco que los 6 Km previos.

    Los últimos 300 m son bordeando el río, desviándose a la derecha en la curva de la carretera de tierra por la que siempre te mantuviste y en el punto en que te cruzas con el río. Eso sí. Antes de poder ver de frente la Cascada La Virgen o Los Aguacates en todo su esplendor, debes subir un pequeño trepadero de roca. El agua es muy fría y es posible encuentres lugareños haciendo un sancocho familiar a la orilla del pozo bajo la cascada, sitio que es el lugar más común para los compartires grupales.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *