Guantes y Trucos Invernales

    Los últimos guantes que adquirí intenté ser los más objetivo posible, analizando las prestaciones de forma crítica basándome en mi experiencia y, con sinceridad, la elección no fue fácil ya que me costó bastante decidirme.

    Ahora que regresa el frio, escribo este artículo, con las consideraciones que yo tuve en cuenta al adquirirlos. Si te sirve de algo estoy muy satisfecho de mi elección, espero que le pueda ser de ayuda a alguien más.

    La elección de guantes para la práctica del alpinismo invernal es crucial, ya que las manos junto a los pies suelen ser los primeros en enfriarse.

    La elección de un modelo u otro debe ser meditada, pues no suelen ser economicos que se diga, y se deben sopesar diversos aspectos que en ocasiones obviamos despistados por llamativos detalles de menor importancia.

    Ojo que la estética no lo es todo, las prestaciones son lo que nos garantiza una buena protección. Aunque por muy bueno que sea el guante como uno no esté acostumbrado a maniobrar con él poco podrá hacer.

    Es importante tener en cuenta que la oferta de guantes para la práctica de alpinismo es brutal, existen modelos muy específicos, que evidentemente no voy a entrar a valorar, sino que citaré las características que yo considero importantes para adquirir un guante polivalente, aunque quizás este no exista!

    Requisitos básicos

    Cuando el frio se deja sentir, nuestro organismo reacciona reduciendo la circulación sanguínea en las extremidades, siendo las manos unas de las partes más perjudicadas.

    Los guantes actuan como una capa protectora, pero estan sometidos a duras condiciones de trabajo: frio, humedad, rocas, hielo, nieve y viento, por lo que deberemos exigirles un buen asilamiento, aunque sin renunciar a una buena movilidad ya que deberemos realizar todas las maniobras con ellos puestos, y además hablando de alpinismo no podemos olvidar que tengan una buena resistencia a la abrasión. Resumiendo, aislamiento termico + movilidad + resistencia

    CARACTERÍSTICAS

    Material

    En cuanto a materiales creo que se podria escribir un artículo entero, pero como puedes imaginar en cuento a impermeabilidad, el Gore-Tex y sus sucedaneos se llevan la palma. Para el aislamiento térmico, se suele utilizar fibra polar o Thisulate. La resistencia es la que ofrece mayores posibilidades: inserciones de cordura, neopreno, kevlar, etc. entran en juego, incluso las inserciones de piel encuentran lugar. Por útimo para mejorar el manejo se utiliza también la piel o inserciones sintéticas para mejorar la sujeción y así no resbalen las herramientas.

    Diseño del guante

    Algunos modelos se comercializan como combinación de guantes, uno interior fino que ofrece capacidada termica y otro exterior, que confiere aislamiento y resistencia. Aunque se adquiera un modelo de una sola pieza siempre es recomendable combinarlo con uno fino de seda, para que la mano nunca quede desnuda.

    La forma debe ser preformada, ligeramente curvada hacia el interior de la palma de la mano, ya que facilita el agarre del piolet reduciendo el esfuerzo de doblar el guante. Además esta la forma natural de nuestras manos, sino déjalas colgando!

    Para obtener una mayor movilidad el guante no debe ser demasiado grueso, teniendo en cuenta las otras dos cualidades: aislamiento y resistencia. En algunos modelos las densidades de la palma y dorso son distintas para mejorar aislamiento y movilidad (incluso el material con el que estan fabricados la palma y el anverso son distintos).

    En cuanto a la relación aislamiento-movilidad existen modelos de tres dedos, que sí son más calientes pero a mi entender no ofrecen tantas ventajas a nievel de movidad. Prueba de hacer nudos con ellos puestos!

    En cuanto a la talla debemos prestar especial atención que la mano se introduzca facilmente. El interior debe ser envolvente, sin presion. Los dedos deben alojarse de forma cómoda y no quedar apretados en su zona terminal. El hueco entre el indice y el pulgar debe ser espacioso ya que en esta zona ejerceremos presión al coger el piolet haciendo que el tejido de ambos dedos se retraya un poco. Como en la compra de botas y otros artículos de montaña es imprescindible probrase diferentes tallas del mismo modelo antes de decidirse, y si es posible hacer alguna prueba (agarrar un piolet, abrir un mosqueton, etc.)


    Ceñidor de muñeca


    Para mejorar el ajuste del guante, a la altura de la muñeca se suelen utilizar sistemas de ceñido que puden ser mediante:

    Correaje: suelen ajustarse con velcro girando sobre una ligera hebilla. En la terminación tienen un tope (se deben evitar los de plástico voluminosos, mejor los de tela) para facilitar el ajuste.

    Elástico interior: Elástico integrado en la zona de la muñeca del guante. El ajuste es inferior al sistema de correaje, pero molesta menos al reposar sobre las dragoneras y evitan enganchones al introducir y extraer el guante de estas.

    La bocamanga

    La bocamanga debe poder cubrir sobradamente el puño de la chaqueta para evitar la entrada de nieve, si es muy corta será dificil de ajustarla y no evitará la entrada de nieve por mucho cuidado que se tenga. Este es un detalle que yo valoro mucho, pues en corredores donde no abunda el hielo, se trabaja mucho con el piolet en apoyo, y si la pendiente es considerable la boca manga entrará en contacto con la nieve seguro.

    El ceñidor de ajuste de la bocamanga suelen ser de goma elástica y estar regulado por un cierre tanka. Los mejores son los automáticos, en los que el cierre esta unido de forma fija y al tirar no se desplaza. Por otro lado la longitud de la goma no debe ser excesiva para evitar enganchones accidentales. La aternativa a los elásticos suelen ser los sistema de ajuste con cremalleras, pero no son muy aconsejables debido a su menor reistencia, y en algunas ocasiones pueden llegar a molestar.

    Para finalizar, en el extremo de la bocamanga algunos modelos incorporan un velcro. Este sistema viene muy bien cuando nos sacamos los guantes, evitando la entrada accidental de nieve. Si los guantes no lo incorporan se puede coser un par de tiras de velcro lo suficentemente largas para dejar la bocamanga cerrada.

    Otros detalles

    Algunos modelos incluyen protecciones en los nudillos, muy utiles al trabajar en piolet tracción, pero estos deben permitir la movilidad de los dedos. Normalmente se utilizan inserciones de neopreno (por ser mas ligero que otras alternativas) y la silicona.

    También podemos encontrar inserciones de goma o ante para limpiar las gafas.

    Por otro lado, algunos modelos incluyen sistemas antipérdida. Existen diferentes posibilidades, aunque la más habitual es una goma elástica interior que se separa por la muñeca. Aunque también se puede fabricar de forma casero con un cordón elástico.

    Para finalizar, nunca lleves un sólo par de guantes (en caso de pérdida o cuando se mojan pueden ser reemplazados). Yo siempre llevo 2 (a parte de un juego de polares y otro de microfibra). En mi caso el segundo par es más caliente, y un poco menos técnico.

    TRUCOS INVERNALES PARA MANTENER LAS MANOS CALIENTES

    Llega el invierno, y todos empezamos a salir a la nieve con ganas e ilusión. Al margen de bonitas escaladas, vías más o menos difíciles y unos impresionantes paisajes, el invierno también trae consigo incomodidades, para qué negarlo. El frío, aliado de los escaladores para la formación de efímeras estructuras por las que subirse, es un problema a tener en cuenta para las personas especialmente sensibles a las bajas temperaturas. Y una de las partes del cuerpo más expuesta son, sin duda, las manos. Al encontrarse alejadas del corazón, es más difícil que la sangre llegue con fuerza y las caliente. Muchas veces habrás experimentado entumecimiento, insensibilidad e incluso dolor, al tener que quitarse los guantes para escalar en roca, o al manejar material metálico de escalada con las manos desnudas.

    Te ofrecemos una serie de consejos prácticos para mantener siempre las manos calientes.

    Un radiador natural

    Nuestro cuerpo es un radiador natural, ¿por qué no aprovecharlo? Uno de los trucos más clásicos ha sido siempre introducir las manos bajo las axilas; sin embargo, otra opción más práctica, en caso de encontrarse escalando, o en posición comprometida, es meter la mano en la nuca. Es un gesto similar al de coger magnesio o chapar un express, y es realmente efectivo.

    En el material de invierno, lo barato suele salir caro. Unos buenos guantes son realmente importante; casi todos aguantan un poco de nieve, pero sólo los de calidad permanecen secos y calientes después de una actividad exigente en nieve o hielo. Es recomendable además, llevar dos pares de guantes, de forma que uno de ellos (los más finos, o sencillos) puedan guardarse dentro del cuerpo y llevar siempre un recambio caliente por si la cosa se pone fea. El sistema de capas (interior fina y transpirable y exterior gruesa cortavientos y resistente al agua) también funciona con las manos, pero hay que tener cuidado en no limitar la movilidad de los dedos.

    Cuidado con el sudor

    Demasiado calor puede causar tantos problemas como demasiado frío. Una aproximación dura con guantes gruesos puede empaparnos las manos de sudor; sudor que se enfriará al pararnos a pie de vía. Existen guantes que «respiran», pero nunca podrán evitar del todo la condensación interior. Hay que saber cuando ponerse los guantes gordos, cuando van mejor los finos, e incluso cuando es mejor quitárselos para evitar sorpresas.

    Calor artificial etiquetado y empaquetado

    Existen en el mercado calentadores químicos en forma de sobre o bolsita, que se activan al agitarlos, de forma que podemos llevar un par de bolsitas con nosotros, activarlas en el momento preciso y disfrutar de unas horitas de calor extra. No son del todo cómodas para escalar, pero si muy útiles para paradas, vivacs, o actividades que no exijan un uso intensivo y preciso de las manos. La pega es que pueden recalentar la mano demasiado haciéndonos sudar, con los problemas comentados en el apartado anterior.

    Bricomanía contra el frío

    Como ya comentábamos anteriormente, el metal es un gran conductor del calor. Tocar la cabeza del piolet con las manos desnudas es una experiencia desagradable, ya que el metal nos roba inmediatamente el poco calor que tenemos en las manos y dedos. La mayoría de los fabricantes forra de goma el regatón, pero pocos han pensado en proporcionar un agarre no metálico en la cabeza del mismo. Aunque curiosamente, en terreno de dificultad moderada, el 95% del tiempo lo agarraremos por la cabeza.

    La solución: bricomanía sencilla con un poco de espuma aislante y nuestra gran aliada, la cinta americana. Lo único a tener en cuenta es dejar suficiente pico libre para clavar en caso de necesidad.

    Tomado de: aguito.madteam.net y manualscout.cl

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *