Colombia: Sierra Nevada El Cocuy

A principios de años nos propusimos definitivamente salir del país e intentar cumbres internacionales para de una vez por todas “romper el cascaron”, el destino escogido fue la Sierra del Cocuy en la hermana República de Colombia.

Relato por: Ivan Marcano

Para este proyecto inicialmente estuvimos anotados 5 personas, David Rivas, Miharbi Hernández, Rocelie Otero, Luis Pico (+) y mi persona Iván Marcano. A mediados de año nuestro compañero Luis Pico falleció a causa de un edema pulmonar en las laderas del Pico Bolívar en un intento de escalada invernal, precisamente preparándonos para este proyecto, en lo personal me afectó emocionalmente ya que estuve con él en dicha excursión, esto me puso en duda para el proyecto sin embargo tenia que hacerle honor a mi amigo y no había otra forma que subiendo montañas, haciendo lo que nos gusta.

Rocelie y Miharbi debieron desistir por motivos personales, lo que nos dejo a David y a mi afrontando este proyecto el cual ya tenia objetivos específicos: picos Toti, Concavo, Pan de azúcar y Ritacuba Blanco. Luego de tanto hablarlo, días de largas conversaciones y mucha asesoría por parte de amigos montañistas, entre algunos de ellos: Jorge Brozosky, José Daniel Santana “el Duende”, Julio Méndez, y otros conocidos del Centro Excursionista de la UCV propusimos como fecha de partida el 16 de diciembre.

16/12/2011 Partí de Caracas rumbo a Valencia a las 9 de la mañana, llegue a las 12 del mediodía, le informe a David que por problemas con el banco debía pasar a cobrar el cheque para sacar dinero para el viaje, David casi me guinda por hacer esos tramites a ultima hora pero las lluvias en Caracas los días anteriores no me dejaron hacer eso con tiempo y confiado en que atendían en horario navideño hasta las 7 de la noche me lleve la sorpresa de que a partir de las 3.30 no liquidan cheques por mas de 1000 Bs. Por suerte y a pesar de la cantidad de gente pude cobrar el cheque en Valencia, aunque apenas nos dió chance de redistribuir algunos equipos en casa de David y salir rumbo al terminal de Expresos los Llanos, donde teníamos salida a las 6:00 de la tarde, salida que se retraso hasta las 6:30 rumbo a la Ciudad de San Cristóbal.

17/12/2011 A las 6 de la mañana llegamos al terminal de San Cristóbal, inmediatamente cuadramos con un taxista para que nos llevara a San Antonio del Táchira a sellar pasaporte y de allí al terminal de Cúcuta ya del lado Colombiano, de paso nos llevo a desayunar en la vía a San Antonio. Luego de pagar la tasa de salida, sellar los pasaportes a ambos lados del Puente Internacional Simón Bolívar, llegamos al terminal de Cúcuta a las 12:30 hora Venezolana, allí le quitamos media hora a los relojes para ponernos a la hora colombiana, cambiamos los Bolívares por pesos, y nos dirigimos a la línea COTRANS a comprar el pasaje rumbo a Soatá, allí nos dijeron que debíamos comprar el pasaje directo para Bogotá, en 110.000 pesos, ya que no vendían hasta Soatá, y debíamos avisarle al chofer que nos dejara en Soatá, nos explicaron que el bus que envían explícitamente para que pase en cada uno de los pueblos vía a Bogotá había salido mas temprano, también nos enteramos que iríamos en una “chiva” (los típicos autobuses rurales de Colombia) hasta Pamplona para hacer trasbordo y tomar el bus que va para Bogotá, ya que el estado de la carretera estaba malo y no pasaban los buses grandes.

18/12/2011 El bus nos dejó en Soatá a las 4 de la mañana, allí nos dijeron que debíamos comprar en la agencia el pasaje a El Cocuy, inicialmente me confundí buscando la agencia ya que lo que había abierto eran dos bodegas, luego entendí que en esas bodegas vendían los ”tiquetes” para los distintos destinos, aproveche para averiguar el pasaje para Cúcuta para tenerlo pendiente para el regreso, la Chiva para El Cocuy salía a las 6 de la mañana. Charlamos un rato con una chica de Medellín que iba vía a Boavita, otro de los pueblos aledaños, su bus llego a las 5:30, media hora después llego el nuestro. A lo largo del camino por varios pueblitos era curioso ver la cantidad de ancianitos que viajaban y la cantidad de gente que montaban en esa cajita de fosforo con ruedas.

Llegamos a El Cocuy a las 12:30 del día, allí inmediatamente fuimos a buscar el permiso del Instituto Parques Nacionales Naturales para ascender a la sierra, sin embargo el sitio estaba cerrado pero pudimos contactar a la encargada, a quien le explicamos nuestro itinerario, ella nos dijo que para subir al Pico Pan de Azúcar debíamos entrar por el Alto de la Cueva y la Hacienda de los Herrera ya que el paso de Bella Vista y el paso por el Alto de los Conejos estaba cerrado, nos dijo que si nos metíamos por allí era nuestro riesgo y que no atendían rescates por esa zona. Decidimos igualmente sacar el permiso, y luego discutir en la posada el eventual cambio de itinerario.

Paseamos por el pueblo, averiguamos la hora de salida del lechero al día siguiente, y cenamos, también aprovechamos para abastecernos de algunas cosas que nos faltaban para la excursión en total gastamos entre tomates, papas y unas salchichas. La gente del pueblo nos convidaba a las fiestas en la noche, pero debíamos descansar de los 2 días y medio de viaje.

19/12/2011 Nos levantamos bien temprano, el lechero pasaría a las 6 de la mañana por El Cocuy para ir recogiendo leche en los distintos caseríos y haciendas aledañas al Parque Nacional, mientras esperamos al lechero estuvimos charlando con un montañista local quien nos dijo que si teníamos experiencia podíamos sin problema pasar por el Alto de los Conejos, y nos explicó que era flojera de los guarda parques de atender emergencias por esa zona, decidimos de igual manera subir por el Alto de la Cueva, para ascender al Pan de Azúcar con mayor facilidad y luego pasar por el Alto de los Conejos rumbo a la Laguna Grande de la Sierra. El lechero salió puntual. Llegamos al Alto de la Cueva a eso de las 8:30. En este punto iniciamos la caminata, hasta la hacienda de los Herreras, a donde llegamos luego de unos 30 minutos, la primera parte va en ascenso hasta un puesto de guarda parques que estaba cerrado, pero donde teníamos la primera vista del Pico Pan de Azúcar y su compañero el Pulpito del Diablo, en la Hacienda de Los Herrera desayunamos por 3.000 pesos LOS DOS, y yo contraté una mula para mi morral hasta el punto de acampada que habíamos acordado: Las Cabañas de Sisuma, cerca de la Laguna La Pintada, David decidió probarse sin mulas ya que prefiere caminar con su peso, el camino es bastante fácil, algunas subidas y algunos planos a lo largo del rio que sirve de desagüe a la Laguna La Pintada. Durante el camino David y yo chequeamos el Mapa y decidimos acampar un poco mas alto en el sitio conocido como el Hotelito, para así poder ascender al Pan de Azúcar y de una vez pasar por el Alto de los Conejos rumbo a la Laguna Grande de la sierra, discutimos un poco el nuevo cambio de planes ya que a mi al principio no me parecía muy bueno, pero al final no decantamos por la opción de subir al día siguiente con todo los equipos hasta el Alto de los Conejos, intentar Pan de Azúcar con lo necesario, volver por los equipos y seguir hacia la Laguna Grande de la Sierra en un mismo día.

Le dije al arriero que seguiría hacia el Hotelito por lo que me dejó el morral un poco más arriba de la Laguna La Pintada, allí tomé mi morral y caminamos una hora y media aproximadamente hasta el Hotelito a donde llegamos a las 2 de la tarde aproximadamente, en medio de una fría pero leve lluvia, montamos campamento y comimos, también observamos el glaciar del Pan de Azúcar y el Pico Campanillas. Antes de montar campamento vimos algunos turistas que suben a jugar con la nieve y que bajaban con sus guías del glaciar del Pan de Azúcar. A un guía le preguntamos hacia donde era la subida al Alto de los Conejos, la cual se veía corta pero bastante fuerte, sobretodo si pensábamos hacerla con los morrales.

20/12/2011 Nos levantamos a eso de las 4 de la mañana, la idea era recoger bien temprano, pero la ventisca y el frio me hicieron el trabajo lento con la carpa y a David le toco una batalla con la cocina ya que no la limpiaba desde hace tiempo, terminamos saliendo a las 7:30 de la mañana, a eso de las 9:00 cuando ya estábamos cerca del Alto de los Conejos vimos a un montañista solitario que venia de hacer cumbre en el Pan de Azúcar, en el alto de los Conejos el Pan de Azúcar parece bastante cerca, en el Alto de los Conejos vimos a otros turistas (Inglaterra e Irlanda) que venían de borde de nieve con su guía local, quien también nos volvió a explicar con detalle el paso por el Alto hacia la Laguna Grande de la Sierra, dijo que no lo recomendaba pero como nos veía con experiencia nos dijo que podíamos darle pero que tuviéramos prudencia.

A eso de las 11, luego de esconder las cosas en unas bolsas y detrás de unas rocas, iniciamos el ascenso al Pan de Azúcar, por un terreno rocoso pero de muy poco desnivel, que nos hacia imaginar que hasta hace poco el glaciar se posaba en ese terreno, al llegar al Glaciar le comente a David que íbamos un poco tarde, ya que la nieve estaba un poco floja pero igual decidimos subir con determinación, sobretodo porque se veían muy pocas grietas, pasamos a un lado del imponente Pulpito del Diablo, el desnivel al principio no presenta mayor dificultad, fuimos caminando hacia la derecha del Pulpito Buscando la pendiente evidente que conduce a la cumbre, al enfrentar la pendiente se observa una gran rimaya (grieta que rodea el circo glaciar), la evitamos por la derecha luego pasamos una grieta mucho mas pequeña por lo que parecía un puente, a partir de aquí la pendiente se hace mas fuerte, y las condiciones de la nieve dificultaban el paso, le pedí a David que fuera abriendo la cordada para que me marcara la huella ya que él es mas pesado y podía marcar un poco mas en la nieve, fuimos con paso constante, justo cuando David llego a lo que parecía la cumbre me dice que falta un poco mas, tome un segundo aire y seguimos el ascenso, hasta que subimos a una arista que no hacia falta verla mucho para saber que era bastante expuesta, sin embargo con mucha cautela David dio los primeros pasos y me dice que el hielo esta bueno, por lo que caminamos por la arista hasta nuestra primera cumbre internacional a eso de las 2 de la tarde. En la Cumbre tomamos las fotos respectivas en medio de un fuerte viento, aproveche para dedicar la cumbre a la memoria de Luis Pico. Rápidamente decidimos bajar, la brisa era muy fuerte y la arista era muy expuesta, sin embargo en medio de la arista tomamos otras fotos y fuimos bajando, en la bajada tuve un resbalón pero rápidamente me auto-detuve con mi piolet, seguimos bajando y luego de pasar las grietas nos desencordamos y bajamos el resto de la pendiente deslizándonos por la nieve, caminamos el resto del glaciar y volvimos al Alto de los Conejos a eso de las 4 de la tarde, rápidamente rearmamos los morrales y bajamos por la delicada morrena del Alto de los Conejos, este camino no lo recomiendo para nada mucho menos con morrales pesados, ya que las rocas sueltas presentan un gran riesgo, si se va a realizar es mejor hacerlo temprano ya que el camino que sigue es bastante largo. Cuidadosamente fuimos bajando desde el alto hasta el valle que conduce a la Laguna Grande de la Sierra, el camino no es nada obvio y hay que estar pendiente de los mojones y caminar entre grandes frailejones, en nuestro caso nos cayó la noche entre los frailejones, ya sin agua caminamos un poco mas ya que queríamos llegar a las lagunas que preceden a la Laguna Grande, pero llegamos a un punto donde decidimos montar campamento para evitar perdernos o tomar otro camino lleno de rocas ya sin luz, comimos comida de marcha y nos echamos a dormir.

21/12/2011 Nos levantamos a las 5 y media de la mañana, le dije a David que esperáramos un poco a que el sol calentara, a las 6:30 salimos de la carpa y recogimos el campamento, David se adelanto hacia una loma, luego bajó, cuando yo subí nos dimos cuenta que estábamos a 10 minutos de una de las lagunas, allí nos abastecimos de agua y nos rehidratamos, luego seguimos caminando, entre rocas siguiendo los mojones y algunos caminos, en medio de una potente brisa llegamos al mediodia al campamento de la Laguna Grande de la Sierra, nos deleitamos con la vista a todos los picos, desde los cóncavos, el Toti, el Portales y el Pan de Azúcar con el Pulpito del Diablo. Montamos el campamento y en eso llegaron 4 montañeros Colombianos de Cali, entre tertulias y charlas hablamos de nuestras experiencias. Luego chequeamos los glaciares, y decidimos hacer al día siguiente el Cóncavo y dos días después al Toti ya que se pintaba técnico y lleno de nieve, a diferencia de como nos lo habían mostrado a quienes les pedimos asesoría. Luego de comer y reponer nos acostamos bien temprano.

21/12/2011 Nos levantamos a las 5 y media de la mañana, le dije a David que esperáramos un poco a que el sol calentara, a las 6:30 salimos de la carpa y recogimos el campamento, David se adelanto hacia una loma, luego bajó, cuando yo subí nos dimos cuenta que estábamos a 10 minutos de una de las lagunas, allí nos abastecimos de agua y nos rehidratamos, luego seguimos caminando, entre rocas siguiendo los mojones y algunos caminos, en medio de una potente brisa llegamos al mediodia al campamento de la Laguna Grande de la Sierra, nos deleitamos con la vista a todos los picos, desde los cóncavos, el Toti, el Portales y el Pan de Azúcar con el Pulpito del Diablo. Montamos el campamento y en eso llegaron 4 montañeros Colombianos de Cali, entre tertulias y charlas hablamos de nuestras experiencias. Luego chequeamos los glaciares, y decidimos hacer al día siguiente el Cóncavo y dos días después al Toti ya que se pintaba técnico y lleno de nieve, a diferencia de como nos lo habían mostrado a quienes les pedimos asesoría. Luego de comer y reponer nos acostamos bien temprano.

22/12/2011 Nos paramos temprano nuevamente con intenciones de salir con las primeras luces del día, David no paso la noche bien ya que el día anterior un perro se poso sobre su aislante inflable y le hizo una pinchadura con las garras, salimos a las 6:30 del campamento luego de desayunar perico y arepas andinas. Bordeamos la laguna por la izquierda en dirección al glaciar del Cóncavo, remontamos unos arenales y unas morrenas, en unas dos horas nos pusimos al nivel del glaciar, pero seguimos ascendiendo por las rocas para evitar una peligrosa cascada de hielo en la parte baja del glaciar de la cual nos había hablado Jorge Brozosky. Una hora después estábamos montándonos en el glaciar del Cóncavo, caminamos por una pendiente muy suave rodeando la pared del Concavito, y evitando un valle que se forma en el glaciar al acercarse a esa pared, luego subimos por una pendiente entre dicho valle y un campo de grietas, con dirección hacia la arista, en esta pendiente descansamos un poco y se empezó a nublar, luego llegando a la arista se nos presentaron tres grietas delgadas que saltamos sin complicación pero con cautela, paramos un momento para esperar que se despejara un poco la cumbre y reorientarnos, cuando pudimos observarla seguimos hacia la arista, ya muy cerca del hongo de la cima David me grita diciéndome que no me monte en la arista pero le grito que hay una grieta justo debajo del hongo, la comunicación no era muy buena ya que soplaba una fuerte brisa, por lo que arbitrariamente me monte en la arista, el paso es bastante expuesto pero se puede caminar tranquilamente teniendo el cuidado respectivo para este tipo de ascenso, a eso de las 11 de la mañana di pasos rápidos hacia la cumbre, le dije a David que me acompañara pero me di cuenta que en la cumbre solo podía estar uno por lo que se quedo asegurándome, tomamos algunas fotos luego baje para que el tuviera oportunidad de tomarse las respectivas fotos en la cumbre. Luego de las fotos, bajamos por el mismo camino, esta vez si duramos encordados hasta el final del glaciar ya que estábamos rodeados de campos de grietas.

A las 2 de la tarde estábamos de regreso en el campamento, almorzamos y charlamos con nuestros amigos de Cali, quienes nos dijeron que al día siguiente también intentarían el Toti, David pudo medio reparar su aislante pero en vista de la mala noche anterior y que esa reparación no era permanente, decidimos que haríamos lo posible por bajar del Toti temprano y recoger campamento para bajar a la Hacienda La Esperanza, nos acostamos temprano y cuadramos subir con los Colombianos para el Toti.

23/12/2011 La noche anterior fui yo quien no pudo dormir ya que de mi lado de la carpa pegaba con mayor fuerza el viento, dándome a cada rato en la cabeza, sin embargo nos paramos temprano, salimos con los Colombianos a las 7 de la mañana, el Toti no se quería mostrar y la brisa soplaba con fuerza, leves granizos acompañaron nuestro ascender por las morrenas, yo empecé a ponerme un poco lento, David me pregunto como me sentía le dije que la noche no la había pasado bien, pero podía intentarlo, los Colombianos se fueron adelante, luego hice una parada para ir al baño y liberar un poco mas de peso. Llegando al glaciar no teníamos vista de los colombianos pero se veían unas huellas en el glaciar.

Nos encordamos a pesar de que el pedazo de glaciar que cruzaríamos era corto, pero por estar tan nublado era mejor hacerlo de esa manera, el cansancio me pego por lo que tardamos bastante en llegar a la pirámide cimera, la cual generalmente es pura roca, subimos hasta un punto donde nos reunimos, David me pregunto si me sentía bien, le dije que me sentía cansado pero aun quería intentarlo, me dice que la parte que viene es la mas técnica por lo que le dije que fuera adelante para que yo descansara, además las partes técnicas se me dan mejor y me dan chance de descansar. David inicio el ascenso con el piolet técnico y marcándome la huella por la pirámide de nieve, montó una estaca y me aseguro para que yo subiera, en ese punto le dije que era mejor andar sin cuerda ya que la nieve estaba blanda y no había donde proteger por lo que decidimos ir sin cuerda pero con mayor cautela en las pendiente expuestas, David se adelanto un tramo y subió hacia una arista, pero luego debió retroceder y seguimos ascendiendo por la misma vertiente entre terreno mixto, en algunos pasos debimos utilizar los piolets para agarrarnos de las rocas y en otros la nieve nos enterraba hasta la cintura.

Llegamos a un punto donde había un montículo de rocas, David siguió adelante y segundos después gritaba “Cumbre” a eso de la 1 de la tarde, me dice que le sorprendió al llegar que esa fuera la cumbre, pero la reconocimos por algunas fotos de algunos amigos, indagamos que los Colombianos se regresaron por otro lado ya que no había señales de ellos por ningún lado.

La bajada fue también bastante delicada, ya que la nieve estaba mas floja, y fue lenta, además aprovechamos para tomar las fotos que no tomamos en el ascenso, al llegar al glaciar aun nuestras huellas se veían claramente por lo que decidimos atravesarlo sin cuerda. Llegamos al campamento a las 4 de la tarde, yo le dije a David que era muy tarde para bajar a la Esperanza, los amigos de Cali nos comentaron que vieron muy feo el Toti y se desviaron para el paso de Bella Vista y se regresaron.

Le comentamos de nuestros planes de bajar a la esperanza y uno de ellos nos prestó su celular y nos dio el numero de la hacienda para que pidiéramos una mula para los morrales para el día siguiente, David llamo y le dijeron que podían mandar una mula ya mismo, por lo que la pidió y luego vino a mi para decirme que recogiéramos ya que en 2 horas llegaría un arriero, rápidamente recogimos, tomamos algunas fotos con los colombianos, quienes en nuestra espera nos regalaron un poco de té ya que la temperatura descendió bastante.

A las 7 de la noche llegó el arriero, monto nuestras mochilas en la mula e iniciamos el descenso, le dijimos al arriero que le diera lento ya que no conocíamos el camino ya que habíamos entrado por la Hacienda de los Herrera, además era de noche, el camino fue rápido, entre piedras y arenales, pero el arriero bajó muy rápido a pesar de nuestra indicación, llegamos hasta un pantano donde no sabíamos por donde discurría el camino, caminamos a la derecha del pantano hasta que el arriero nos hizo señales de que no era por allí nos devolvimos y nos reunimos con él, una hora después a eso de las 10 de la noche llegamos a la hacienda, donde nos recibió el hijo de los dueños, allí comimos una sopa de frijoles, nos dimos un baño cada uno y nos echamos a dormir.

24/12/2011 Nos levantamos bastante tarde, conocimos a los dueños de la hacienda, Don Marcos y Doña Astrid, quienes una vez mas nos dieron la bienvenida y nos brindaron un excelente trato, incluso negociamos con Don Marcos el traslado para las cabañas de Kanwara al día siguiente. El día lo pasamos descansando, durmiendo y comiendo, inclusive pudimos degustar una hallaca venezolana ya que la señora Astrid tiene familiares en Venezuela y días anteriores habían estado en Bogotá haciendo hallacas. En la tarde fuimos con Sebastián, el hijo de los dueños de la hacienda, a conocer una capilla cercana, hablamos de diversos temas, volvimos a la hacienda donde nos conectamos rápidamente a internet desde la laptop de Sebastián y pudimos dejar algunos mensajes, tanto de navidad y avisando que todo marchaba excelente, a través de las redes sociales. Durante la noche compartimos un poco con la gente de la hacienda y una familia de turistas que venían de Bogotá a pasar las navidades en esta región, allí nos ocurrió otra de las anécdotas curiosas ya que de repente entre la tertulia todos empezaron a rezar el novenario de repente, David y yo nos miramos con cara de “¿y esto?”, inclusive nos pasaron un libro para que leyéramos parte de las oraciones, al terminar nos explicaron que era una costumbre muy colombiana rezar el novenario el día de la navidad. Nos acostamos temprano luego de la cena de navidad ya que al día siguiente debíamos partir para Kanwara.

25/12/2011 Este día me levanté con malestar estomacal, tenia diarrea, pensé en la continuación de la expedición, pero decidí seguir con ella, desayunamos y recogimos rápido, la señora Astrid me dio un zumo de limón para que mejorara y nos montamos en el carro de Don Marcos y arrancamos vía a Kanwara, en el camino pudimos obtener unas muy buenas vistas de la sierra y del Ritacuba Blanco. A las 11 estábamos en las cabañas, decidimos hacer el pico que nos faltaba ida por vuelta desde Kanwara, teníamos la intención de hacer parte del camino hacia el Ritacuba para conocerlo y no tener problemas al día siguiente en la madrugada, pero decidimos descansar mas, además por mi diarrea debía estar en observación, David me sugirió utilizar un guía hasta el glaciar y acepté. Pedimos el almuerzo para la cena y cocinamos las comidas que nos restaban en la cabaña.

26/12/2011 Nos levantamos a las 4 de la mañana, aprontamos los equipos y desayunamos, nos encontramos con el guía (un niño de 14 años) y salimos a las 5 de la mañana rumbo al Ritacuba Blanco, antes de llegar al glaciar me senti muy cansado y el guia decidió ayudarme cargando con mi morral, el cual me lo devolvió de nuevo en las cabañas Kanwara. Llegamos al glaciar a eso de las 8:30 de la mañana, el hielo estaba inmejorable, pero el Ritacuba aun ni se veía, los primero pasos los dimos desencordados, hasta que empezamos a ver el Ritacuba Negro y sus imponentes paredes de hielo, mas adelante hacia la cresta que une al Negro con el Blanco se veían algunas grietas por lo que decidimos encordarnos, la pendiente no presentaba mayor dificultad pero el hecho de movernos cercanos a la cresta nos hizo tomar precauciones, al acercarnos a la cumbre la pendiente empezó a pronunciarse, justo en la pirámide cimera el guia nos dijo que subiéramos nosotros ya que él no tenia ni siquiera crampones, debimos hacer movimientos de escalada, coloqué una estaca y David me aseguro desde ese anclaje mientras yo ascendía con el piolet técnico, justo unos pasos antes de la cumbre realice una reunión con estaca y piolet y asegure a David, apenas lo vi llegar di mis pasos hacia la cumbre con bastante cuidado ya que se notaba el precipicio hacia la pared oriental, luego me siguió David, a las 12 del día estábamos en la 4ta cumbre de las cuatro que nos propusimos al salir de Caracas y Valencia, la disfrutamos como nunca.

Luego de la respectiva foto le dije a David que iniciáramos el regreso a Kanwara, el me corrigió y me recordó que el regreso es para Venezuela, todos los esfuerzos ahora estaban concentrados en volver a casa. La bajada de la cumbre fue de cuidado ya que bajamos destrepando, primero bajo David mientras yo le aseguraba y luego baje yo, volvimos a armar la cordada y descendimos rápido tras las huellas que habíamos dejado de subida, al llegar a la parte baja del glaciar vimos a algunos turistas que subían a caballo a jugar con la nieve. A las 3 de la tarde estábamos en Kanwara, nos bañamos y metimos de nuevo todo en las mochilas, le pedimos al encargado de las cabañas que nos llamara al vehículo rústico para bajarnos al pueblo de Güican, ya que calculamos y podríamos estar a tiempo para tomar el ultimo bus a Soatá.

El vehículo, tardó bastante en llegar, a las 6 de la tarde empezamos a bajar en un rustico viejo marca Nissan, le dijimos que debíamos estar antes de las 7 en Güican, nos dijo que en 45 min. estaríamos en el pueblo, sin embargo debió hacer uso de la linterna de David para alumbrar el camino ya que el rustico no tenia luces, además a cada cuanto debía pararse a cerrar las puertas que se le abrían por el andar en la carrera, a eso de las 6:30 el carro se apagó, David se tuvo que bajar a empujar, el chofer al ver el retraso empezó a llamar por su teléfono para que el Bus nos esperara. Llegamos a Güican a las 7:15 y el bus que sale de Güican vía Bogotá nos estaba esperando en una estación de servicio, era un bus grande, al principio pensábamos que íbamos a ir parados, sin embargo conseguimos puesto e incluso yo pude dormir durante parte del trayecto.

La carretera por la vía de Capitanejo esta en muy mal estado y mientras estuve despierto puede observar algunos pueblos aledaños y observamos que también existe mucho abandono. Luego pude dormir hasta que llegamos a Soata a las 12 de la noche, allí compramos el pasaje para Cúcuta, el bus pasaría proveniente de Bogotá a las 2 de la madrugada por lo que apaliamos el hambre con unos cuantos pastelitos en la bodega.

27/12/2011 A las 2 de la madrugada llego el bus que iba vía a Bogotá, no había puesto por lo que tuvimos que ir parados una hora hasta que se bajara gente en Capitanejo, una vez agarramos puestos dormimos hasta las 7 de la mañana, cuando despertamos aun estábamos vía Pamplona, y pudimos apreciar el precario estado de las carreteras colombianas, o por lo menos las que discurren por la vía del paramo, el bus hizo una parada donde pudimos desayunar. Llegamos a Cúcuta a eso de las 11 de la mañana, hicimos unas llamadas para Venezuela, gastamos 10.000 pesos en llamadas y luego fuimos a cambiar los pesos por Bolívares, buscamos de nuevo un taxi para pasar a Venezuela para hacernos la misma vuelta (Cúcuta, sellar pasaportes y San Cristóbal). Luego de los trámites estábamos de nuevo en el terminal de San Cristóbal a las 4:30 de la tarde, compramos algo para comer y abordamos un bus que saldría para Caracas a las 5:30.

28/12/2011 Llegamos a Caracas a las 6:30 de la mañana listos para irnos cada quien a su casa a pasar las festividades de año nuevo con nuevas experiencias, nuevas cumbres en nuestro registros y los horizontes mas abiertos.

Como conclusión y reflexiones finales puedo decir que esta primera expedición nos abrió las expectativas para desarrollarnos como montañistas, afianzando nuestras fortalezas y enseñándonos los errores a corregir, el factor planificación jugó un gran papel pero puedo decir que la clave fue la voluntad de realizar la expedición, de alcanzar los objetivos y de regresar para contar la historia, la voluntad de superar las diferencias y los obstáculos que se presentan ante una expedición como esta.
La comunicación durante la planificación también es de gran importancia, recordemos que el compañero de escalada es quien en ese momento confiamos nuestra vida así como el confía la suya en nosotros, puedo decir que pudimos afianzar aun mas los valores que enseña la montaña. También pudimos conocer un poco mas de las costumbres y la hospitalidad del hermano país, entender un poco más sobre los problemas de un pueblo tan cercano a nosotros, y esta es otra de las satisfacciones que nos brinda esta actividad.

Itinerario

Día 1 Viernes 16/12/2011: Valencia – San Cristóbal
Día 2 sábado 17/12/2011: San Cristóbal – San Antonio del Táchira (sellar pasaportes) – Cúcuta – Soatá
Día 3 domingo 18/12/2011: Soatá (1975 msnm) – El Cocuy (2700 msnm)
Día 4 lunes 19/12/2011: El Cocuy (2700 msnm) – Alto de la Cueva (3850 msnm) – Hotelito (4200 msnm)
Día 5 martes 20/12/2011: Hotelito (4200 msnm) – Alto de los Conejos (4500 msnm) – Pico Pan de Azúcar (5120 msnm) – Campamento improvisado via Laguna Grande de la Sierra
Día 6 miércoles 21/12/2011: Campamento – Laguna Grande de la Sierra (4600 msnm)
Día 7 jueves 22/12/2011: Laguna Grande (4600 msnm) – Pico Concavo (5200 msnm) – Laguna Grande (4600 msnm)
Día 8 viernes 23/12/2011: Laguna Grande (4600 msnm) – Pico Toti (5020 msnm) – Laguna Grande – Hacienda La Esperanza (3750 msnm)
Día 9 sábado 24/12/2011: Hacienda La Esperanza (3750 msnm)
Día 10 domingo 25/12/2011: Hacienda La Esperanza (3750 msnm) – Cabañas Kanwara (3950 msnm)
Día 11 lunes 26/12/2011: Cabañas Kanwara (3950 msnm) – Pico Ritacuba Blanco (5330 msnm) – Cabañas Kanwara – Guican (2963 msnm) – Soatá (1975 msnm)
Día 12 martes 27/12/2011: Soatá – Cucuta – San Antonio del Táchira (sellado de pasaportes) – San Cristóbal Día 13 miércoles 28/12/2011: Llegada a Caracas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *